¿De vacaciones en la montaña? Respete el entorno natural

Durante las vacaciones de Navidad, a mucha gente le gusta viajar a lugares apartados de la ciudad en los que poder relajarse.

Una gran opción es escaparse a la montaña alejados de los ruidos, el estrés y la contaminación del lugar en el que vivimos habitualmente, para respirar aire puro y coger energías de cara a la vuelta a la rutina.

La montaña o el campo son lugares ideales para recargar nuestras pilas y llenarnos de vida, ya que visitar de vez en cuando estos entornos naturales es fundamental para asegurar nuestra calidad de vida y la de nuestros hijos.

El problema llega cuando aquellas personas que deciden ir de vacaciones a la montaña no tienen respeto por nuestro medioambiente y, en vez de ayudar a conservar nuestro entorno, le perjudican.

En muchos casos, esto se produce por el desconocimiento de gran parte de la población de lo que debemos hacer para cuidar nuestros recursos naturales, que son tan importantes para nuestra salud y la de nuestros hijos.

Por ello, para evitar que estos lugares que visitamos para respirar aire puro terminen desapareciendo, es básico que conozcamos el papel que juega nuestro entorno natural en nuestras vidas.

¿Cómo podemos ayudar a cuidar la montaña mientras disfrutamos de ella?

Disfrutar de la montaña en nuestras vacaciones no está reñido con cuidarla y respetarla durante nuestra estancia en ella. Simplemente, debemos actuar de forma que los efectos de nuestras acciones impacten lo menos posible sobre ella.

¿Qué podemos hacer para ello? Pues bien, hay cosas que todos sabemos que no debemos hacer cuando visitamos el campo, el bosque o la montaña.

Por ejemplo: no debemos hacer ningún tipo de fuego en ella, no es recomendable fumar en lugares llenos de árboles o ramas que se pueden quemar y producir un incendio y tampoco debemos arrojar basura en ella.

La cuestión es intentar dejar la montaña tal y como nos la hemos encontrado, sin realizar nada que pueda perjudicar a nuestro entorno natural. Aunque si la hemos encontrado llena de residuos o basura, podemos contribuir con nuestro medioambiente recogiéndola nosotros mismos y depositándola en el lugar que le corresponda que, por supuesto, no es en la propia montaña.

 

En definitiva, la desaparición de nuestro entorno natural dependerá absolutamente de las acciones que nosotros realicemos en él. Por ello, es únicamente nuestra la decisión de mantenerlo en condiciones para que siga siendo beneficioso para nuestra salud y la de las generaciones futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad

Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Consulte nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies